Archivos para enero, 2010

Cuaderno de viaje

Posted in viajes, vida on enero 27, 2010 by Xavi

 

Velocidad que dispara los sentidos,

que corta con violencia el paisaje.

Enjambre de colores que inundan

la bahía custodiada por el estanque.

 

Pasos que intuyes antes de nacer,

que se integran en el follaje.

Sonidos invisibles que protegen

la pura expresión salvaje.

 

De la tierra inexplorada

aprendo a respirar por la vista.

De escuchar a la naturaleza

uno encuentra la paz que necesita.


 

Justo encima

Posted in amor, desamor, esperanza on enero 22, 2010 by Xavi

 

 

Sobre el pequeño sonido de la noche

asoman otros sonidos diminutos,

sobre los ojos amables que nos miran

puede advertirse un vacio absoluto.

 

 

Sobre las sombras que acompañan tu cuerpo

hierve el deseo perverso de alcanzarte,

sobre el sol estúpido que destapa el deshielo

aún quedan restos fríos esperándome.

 

 

Sobre los polvos que encienden la aurora

emergen voces muertas del cielo,

sobre los sueños que invaden estrofas

se cuelan flores con pétalos negros.

 

¿Por qué no entonces,

sobre edificios que sujeten el llanto

mudo de esta inquieta ciudad,

sobre la hierba que destroza el asfalto

ciego de observar la verdad,

o sobre cualquier cosa que nos haya alejado

podríamos tú y yo volver a empezar?

Maldigo.

Posted in pesimismo, protesta on enero 15, 2010 by Xavi

Malditas estrofas finales que entonan con trascendencia.

Malditas fotos que nos recuerdan lo que hemos perdido.

Malditos refugios de mi mente que publicitan la ausencia

hasta hacerme creer que mi momento ya se ha consumido.

 

Maldito beso único que me arrastra a desear todos tus besos.

Maldito instinto animal que se ríe de toda la raza humana.

Maldita tormenta de agujas que destruye mi pequeño agujero

de impulsos ciegos que se alimentan con sueños de paja.

Invierno en la casa con chimenea.

Posted in melancolía, recuerdos, soledad on enero 12, 2010 by Xavi

 

Recuerdo que

conocí una noche tus mentiras,

esas que luego tanto perseguí.

Tan piadosas y tranquilas,

perfectas para hacerme feliz.

 

Recuerdo que

conocí de tu lado mis raíces,

la parte más autentica que hay en mi.

Y no lloré, aunque siempre quise

llorar cuando te echabas a reír.

 

Recuerdo que

todo se nos fue apagando

sin hacerme el menor ruido.

La suerte siempre se acaba,

o quizás sólo se va al olvido.

 

Recuerdo que

la vida fue para nosotros

y el triunfo de lo ajeno.

Calientes eran las horas

y fugaces los deseos.

 

La vida fue para nosotros

y el triunfo de lo ajeno.

Calientes eran las horas

y fugaces los deseos.

 

Es el recuerdo algo extraño,

un dolor jodidamente necesario.

 

 

Sábado de resurrección / FIB 09’( Benicàssim)

Posted in viajes, vida on enero 10, 2010 by Xavi

 

El viento racheado paso de largo

y el sol nos volvió a abrasar.

Tan sólo las sobras del ciclón

se han dejado acariciar.

 

Los cimientos siguen firmes,

pero nadie espera nada.

Se han oído algunas lagrimas

buceando entre las brasas.

 

Yo maldigo a los dioses,

mi único dios es la esperanza.

Susurros de la noche,

himnos en la mañana.

 

Mareas descontroladas

bordeando la ansiedad.

En la resurrección del sábado

yo encontré la felicidad.

 

Mareas descontroladas

bordeando la ansiedad.

En la resurrección del sábado

yo encontré la felicidad.

 

 

 

Porciones pequeñas

Posted in recuerdos, viajes on enero 5, 2010 by Xavi

 

 

Te miro de cerca

y veo cosas inexplicables,

cosas que apenas logro apreciar.

Porciones pequeñas

de materiales que se deshacen

al contacto con la irrealidad.

 

Es muy posible

que al mojar tus labios

mi labios cambien su forma.

Y en ese desfile de emociones

una sonrisa inunde mi cara

y me de un vuelco el corazón.

 

Sin condiciones,

sin acudir a los extremos,

prometo bucear dentro de ti.

Prometo despertarte con besos

y hacer de lo nuestro una revolución.

 

Cada día te invitaré a perderte

en la piel de los últimos sentidos,

a caminar por esas pequeñas arrugas

que un día rociaron tus lágrimas

para impedir que te apagaras.

 

Cada día miraremos como el cielo

se corta en infinitos trozos

creando una película difusa,

casi tan densa e impenetrable

como el universo que ocultas.