Justo encima

 

 

Sobre el pequeño sonido de la noche

asoman otros sonidos diminutos,

sobre los ojos amables que nos miran

puede advertirse un vacio absoluto.

 

 

Sobre las sombras que acompañan tu cuerpo

hierve el deseo perverso de alcanzarte,

sobre el sol estúpido que destapa el deshielo

aún quedan restos fríos esperándome.

 

 

Sobre los polvos que encienden la aurora

emergen voces muertas del cielo,

sobre los sueños que invaden estrofas

se cuelan flores con pétalos negros.

 

¿Por qué no entonces,

sobre edificios que sujeten el llanto

mudo de esta inquieta ciudad,

sobre la hierba que destroza el asfalto

ciego de observar la verdad,

o sobre cualquier cosa que nos haya alejado

podríamos tú y yo volver a empezar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: