El baile de la metralla.

Tristes guerras si no es amor la empresa. Tristes, tristes.

Tristes armas si no son las palabras. Tristes, tristes.

Tristes hombres si no mueren de amores. Tristes, tristes.

 

Miguel Hernández.

 

 

Sentí caer el plomo,

deslizarse sobre mis hombros.

Sentí como un hormigueo

me adormecía por dentro.

 

Sentí alejarme del cuerpo,

abandonar el juicio.

Sentí como el fin de la lucha

avergonzaba a algunos hombres.

 

Sentí el peso de los ojos que intimidan,

el aliento forastero cerca de mi boca.

Sentí como el baile de la metralla

me secaba en la sombra.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Una respuesta to “El baile de la metralla.”

  1. Y casi se puede sentir todo eso también a leerlo.
    Directo, precioso (como las fotos que me has mandado)

    Qué llenas están esas palabras de Miguel Hernández…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: