Vida y obra de una palabra.

“Una sola palabra basta para destruir la dicha de los hombres.”

 Chateaubriand

 

 

 

Nace blanca,

como la primera luz,

como el silencio.

Descalza,

musa de hallazgo,

virgen de escuchas.

 

Vive en otros,

intoxicada por otros,

a veces antónima

y a veces intratable.

 

Hilvana infinitos destinos,

dueños de otros destinos,

a veces inspiradores

y a veces insaciables.

 

 

Muere rugosa,

devastada y desterrada

por otra que nace.

Y cuando se posa

en la última boca,

y sabe que sonará

por última vez,

no es capaz

de extinguirse del todo.

Anuncios

Una respuesta to “Vida y obra de una palabra.”

  1. hay palabras, o conjuntos de ellas, que son eternas, auténticos mundos, que se construyen y no pueden destruirse así como así… algunas viven dentro de nosotros siempre, e incluso fuera, ocupan su propio espacio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: