Viaje a través de un piano.

 

El tacto duro de los dedos sobre las teclas,

el rostro grave y apático,

sus labios esforzándose por mejorar,

la visión panorámica de un cuerpo

elevándose por encima del cuerpo.

 

El sonido que endulza el habitáculo,

apenas con dos puntos de luz

muriendo al destemplarse la tarde,

la vida ausente por momentos,

la inesperada visita de la felicidad.

 

Y cerca, quizá muy lejos,

la mirada apasionada y sincera

de un hombre que conspira

y aspira a viajar, a desaparecer

también.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: