Porque lo llaman si no tiene nombre.

 

 

Aquí solo queda polvo

y sueños resquebrajados.

 

Una casa enorme y una historia

que se ha hundido

con tu voz.

 

Las estufas no calientan

el recuerdo y la memoria

empieza a desprender ese hedor.

 

Te miro ya como un habitante

extraño que merodea por mi casa.

 

Estas llena de secretos que

a nadie le importan.

 

Sigues mirándome fijamente

a través del espejo como

un remordimiento herido.

 

Hay luz y lucidez,

las dos forman una revolución silenciosa.

    

Lo llaman amor, luego    

lo llaman desamor.

 

Yo sólo sé que ocurren mundos y

que otros nos abandonan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: