Archivo para enero, 2011

Divino tesoro.

Posted in juventud on enero 29, 2011 by Xavi

 

 

“El tiempo mira al tiempo y lo devora.”

 

José Ángel Valente

 

 

El inicio estacional

ha tejido un comienzo

lleno de blancas tentaciones.

Los días lucidos crecen dejando

así un hueco al enigma.

 

Algunos sonidos vuelven a copar

nuestro mundo,

la raíz primera,

el aroma dilatado

de la última hora,

cada verso sediento

de voz.

 

¿Y si la juventud es esto?

 

Tiempo que devora al tiempo,

límites que se reducen

a viento de posibilidades.

 

 

 

 

 

 

 


 

Anuncios

Genética del futuro.

Posted in futuro, tiempo on enero 14, 2011 by Xavi

 

Desorientado por las pisadas diminutas

que inundan tu rostro ecléctico,

se desliza mi busto ensombrecido

dibujando una cortina de ausencia.

 

Esa imagen que se repite,

– que a veces avanza –

contiene toda mi genética;

el compromiso de arder fugazmente

durante toda la eternidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escarcha del pasado.

Posted in juventud, pasado, recuerdos, tiempo on enero 7, 2011 by Xavi

 

Aquel tiempo en el que el ruido

de los coches ocultaba desenlaces,

y en donde las terrazas de verano

se adivinaban mapas del barrio,

es ahora viento enmascarado.

 

Todavía, a veces, creo ver

aquellos faraones decadentes

empeñados en mostrar los límites

entre el amor y el miedo,

límites invisibles cuando la calma

tensa irrumpía en las calles

para bañar mi ventana de luz crepuscular.

 

Y esos cuerpos, envidiables cuerpos,

recorriendo los atajos tramposos

de la juventud,

inocentes hasta insultar,

cargados de un mensaje

más puro que la palabra.

 

El espacio para esa paz

que nosotros confundíamos

con felicidad,

es ya irreconocible,

decrépita escarcha del pasado.

 

 

 

 

 

 

Piel del presente

Posted in amor, presente, vida on enero 4, 2011 by Xavi

 

 

Mientras hablamos a oscuras,

nos miramos a oscuras,

mientras temblamos de miedo

al coser el presente,

mientras suda la noche,

y ellos duermen.

 

Mientras la ciudad expulsa

a sus enemigos,

y honra a los nuestros,

mientras se pierden las pocas

cosas admirables,

mientras todos se pelean,

y nosotros vivimos.

 

Mientras me digas que soy necesario,

mientras nada traspase tus ojos,

mientras tu risa me alimente,

mientras podamos ser inmunes

al tiempo,

mientras existas en mí,

y este amor siga respirando.