Posesiones.

 

Tengo la luz de la noche

vibrando en mis parpados,

una ventana empapada

borrando el poema,

tengo la imagen de una plaza vacía

donde tu reinaste.

    

Tengo el cuerpo abatido,

y luego eufórico,

tengo amagos de heroísmo,

la revolución de una piel

que se erige culpable.

 

Tengo el embrujo silencioso

de la soledad

mientras el tiempo arde

en viajes literarios.

 

Y todo eso es patrimonio de la nada.

 

Lo único real,

lo que me pertenece,

es esta puta vida callada,

pudriéndose de esperar,

tan agrietada que sus heridas

se confunden con la muerte.

 

Lo tengo todo,

no tengo nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: