Los comienzos.

“Y de repente
busca una boca nuestra boca, y unas
manos oprimen nuestras manos y hay
una amorosa voz
que nos dice: “Despierta.
Estoy yo aquí. Levántate”. Y vivimos.”

Enemigos íntimos. Antonio gala

 

Atardecer,

la luz languidece a una hora

indeterminada,

arañando una vista invalida,

perenne,

sin ambición.

Por mucho que nazca Abril,

los cuerpos siguen helados,

inventan inviernos permanentes,

subestiman los relojes y sus horas.


Hay colinas metálicas custodiando el corazón.


Pero los comienzos son innegociables.


Llegan cualquier mañana,

esparcen el instante,

y guillotinan el carácter

definitivo de una decisión.

Se convierten

-hasta nueva orden-

en esa duda,

Esperanza.


Anuncios

Una respuesta to “Los comienzos.”

  1. yo quiero miles de comienzos, miles de azules, miles de esperanzas…

    (me encantó tu último comentario con un trocito de Lostalé… merci beaucoup)

    se echan de menos tus palabras

    muá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: