Archivo para julio, 2011

Abismo

Posted in desamor, soledad, vida, voluntad on julio 25, 2011 by Xavi

I

 

Todo aquello que creíste olvidar,

todo lo que se extinguió una vez

cuando empezó todo,

todas las secretas amenazas que

enterraste muerto de miedo,

crujen ahora, laten ahora,    

asfixiando las pocas gotas

de luz azul que mojan

tu abatido mundo.

 

 

II

 

Quieres decirle a alguien,

sacudir violentamente tus

odios a alguien,

quieres un ser capaz de

descubrirte,

de vaciar tu mente sin miedo

a un gesto frio,

vaciar tu moral tan fiel

como enemiga.

 

Quieres ver algo poderoso,

como son las pequeñas cosas

inapreciables, rodear unos ojos

con tu mente limpia,

declararles tu amor excesivo,

rápido y casi milagroso,

quieres escuchar un Sí rotundo,

no quieres escuchar que la vida

es complicada y que todo es demasiado

precipitado ahora.

 

Quieres liderar tu vida,

la vida que no se esconde,

hablar, hablar lo necesario

para que el silencio descanse.

Quieres fotografiar tu memoria,

tus recuerdos borrosos,

determinar en esa quietud eterna

si resultas reconocible.

 

Quieres hacer lo posible,

lo necesario para abrir los ojos

cada mañana y

respirar un cielo simple,

que aleje tus demonios nocturnos

y traiga paz, una paz definitiva.

 

 


 

Anuncios

En ese estado.

Posted in voluntad on julio 18, 2011 by Xavi

En ese estado, uno asume que ningún acto irracional e imprevisible está lejos de consumarse, incluso puede llegar a creer que es algo totalmente natural. Si de verdad se experimenta esa sensación de desequilibrio, de continua debilidad y admiración hacia alguien, no existe moral ni consciencia que nos detenga hacia el único objetivo posible: ser correspondidos.

 

¿Y cuánto dura ese inalterable convencimiento? Quizá esta pregunta no tenga jamás una única respuesta. Algunos cederán pronto, cuando su embriagadez sentimental sea aún fuerte, renunciando sin un claro convencimiento. Otros, agotarán todas las vías posibles, estrujarán cuerpo y alma para conseguirlo, hasta encontrarse un día cualquiera con un pequeño gesto, un pensamiento esclarecedor que anunciará la retirada y el fin. Y algunos otros, quizá en mayor número, permanecerán a poca distancia, sumidos en un profundo caos, convencidos de su derrota pero con la imposibilidad de abandonar definitivamente la lucha.

 

Frio en el calor de los días.

Posted in Miedo on julio 6, 2011 by Xavi

 

Soy consciente que no depende

de mi humor, de lo voluntarioso

que me levante hoy, de lo soportable

que sean las horas, ni siquiera de las veces

que tu olor me inunde y tu sonrisa

me asista.

 

Esa voz, si quiere, puede destrozarme.