Llueven días simples al acabar el verano.

 

 

Llueven días simples al acabar el verano,

simples y tramposos.

 

Como esas tardes desechables

que respiran sin esfuerzo,

capaces de sostener todo

lo que esconde una mirada,

todo lo que nos dice

y no queremos oír.

 

Como esos aromas de victoria,

azules y fugaces,

envenenada imagen nítida

que nos sacude

haciéndonos creer

que se han borrado

los límites del control.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: