Dolor sincero.

 

 

Sinceros son los ojos

del tiempo destrozándonos.

 

Sinceras son las mentiras

que utilizas para no hundirme.

 

Sinceras son mis llamadas de auxilio

cuando se arrodillan y te suplican.

 

Sinceros son los gestos incómodos

que ignoras y que secretamente te regalo.

 

Sinceras las palabras ausentes

que nos secuestran y nos sostienen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: