Los instantes nos deciden.

Ahora la gravedad de aquello es un recuerdo.
Y los recuerdos no duelen lo mismo
aunque duelan demasiado.

Tal vez debimos amarnos sin piedad
y esperar que nunca nada sucediera.

Vivir eternos en el preludio del silencio.
O del estruendo.

Pero solo los instantes nos deciden,
y apenas tú intuyes algo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: