La vida de Adèle

 

Fue al salir del cine cuando me di cuenta que no sabía una mierda sobre el amor. O quizá ya no lo recordaba, o recordaba solo unas partes, partes sin duda, insuficientes. Aunque tampoco existe un puzle perfecto, ni esquemas, ni tan solo puedes copiar el que más te gusta y repetirlo siempre que se te rompe. Y las palabras, joder con las palabras, si en realidad está todo en los pliegues de la piel, en las miradas que se van al suelo porque no se aguantan, en los impulsos más primarios, sí está en eso, en desequilibrios, en los impulsos. Dicen que el amor no es violencia, ni celos, que no vale todo. Y una mierda. Yo he visto a Adele y aún me duelen sus ojos y su boca. Pero en realidad no sé nada, y ahora sé que nunca lo supe. Pero qué coño hay que saber del amor si consiste en todo lo contrario. El amor es.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: