El necesario abandono.

Se hará todo esquivo,

incómodo a la manera tradicional

de las despedidas.

 

Vendrá el día en que nos iremos del todo,

casi ahogados en la sensación del

lento desalojo emocional.

 

Llegará la hora en que te deshagas

de mi ofensiva forma de pedirte

Amor.

 

Me dejaré imaginar ese día nublado,

lleno de un trafico insufrible,

de hedor a fracaso,

de tazas de café rancias

amasando

tiempo y adioses impacientes

por ser vomitados,

de preguntas estúpidas como

quién será mi Yo siguiente o

cómo coño dividiremos

Tú rostro mañana.

 

Y aún con el convencimiento

de que el reloj nos arrasará

como arrasa todas las cosas deseosas

de permanecer eternas,

habrá días en camas futuras

en que los dos,

en diferentes tiempos y voces,

con discursos desiguales,

reabriremos sonrisas

de recuerdos de piel

que creíamos enterradas,

condenadas

sin que nada lo impida,

esta vez sí,

al abismo del necesario abandono.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: